Brindemos por el placer de estar vivos.

Por los que dijeron "no me gusta" y terminaron juntos y enamorados. Por las personas que ya no están a nuestro lado y las que siguen con nosotros y le dan sentido a nuestras vidas. Por esas personas que nos tuvieron y no nos valoraron. Por esa persona que te llamaba 70 veces al día y hoy ni te saluda. Por esas personas que quieren joderte la vida y que lo que logran es hacerte reír. Porque un día cada quien reciba lo que se merece. Por todos esos consejos que le sirven a otros menos a nosotros mismos. Y sobre todo por esos amores que dejaron huella y no quisieron quedarse para siempre... La vida es desierto y oasis, nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia. Por todos los aciertos y errores del 2010. Brindemos por ti, por mí y por el placer de estar vivos.

domingo, 29 de mayo de 2011

50 razones para quererte.

Te quiero. No porque sea 14 de Febrero, no. Te quiero en Febrero, Enero y cada pequeña parte del calendario.
Te quiero por que haces las cosas fáciles, por que si tuviera que elegir un lugar para vivir sería tu cuarto.
Te quiero por que desde que te conocí, el mundo me parece un poco menos malo por que existes.
Te quiero por que con lo que te sobra me darías luz para encender los días.
Te quiero por que si me queda tu abrazo, y el beso que inventas cada día… si me quedas tú, me queda la vida.
Te quiero por tu sonrisa, la que me regalas cada día.
Te quiero por que siempre tienes un te quiero en los labios.
Te quiero por que eres tú.. y no otro, y como tú ninguno.
Te quiero por que prefiero tus ojos antes que cualquier otros, de esos que no tienen chispa.
Te quiero por que prefiero estar contigo antes que hacer cualquier otra cosa.
Te quiero por que podría pedir cualquier otra cosa en el mundo, pero no la quiero.. ¿Por qué? Por que te quiero, te quiero a ti.
Te quiero por que cuando digo que no te quiero es cuando más lo hago, y cuando más necesito que lo hagas tú también.
Te quiero por que no tenía suerte. Es más, no creía en la suerte… hasta que me encontré contigo. Me encontré con tu mirada, tu sonrisa, tus tonterías.. Dime, ¿como no voy a creer en la suerte ahora?
Te quiero por que los psicólogos que hablan de no anclarse a nadie, los maestros de educación

emocional, los expertos en autoestima, los que recomiendan ser fuerte.. tienen razón, pero yo soy más feliz cuando TÚ me miras.
Te quiero por que no hay cielo que se le compare a tus ojos y el sol podría salir solo con que respiraras.
Te quiero por que me conozco tu sonrisa de ‘‘ que le den al mundo que hoy soy feliz’’.
Te quiero por que me se de memoria los hoyuelos que se te forman en las mejillas y tu forma de ver las cosas.
Te quiero por que me se con los ojos cerrados donde quedó la marca de tus besos.
Te quiero por las locuras que pasan por mi mente cuando tus pestañas tocan con las mías y se que si tus manos se vendieran, yo sería la mejor postora.. aunque se vendieran muy caras.
Te quiero por que todo lo que te rodea es sencillo pero tu corazón complicado.. te quiero por que por eso, es fácil enamorarse de tus palabras.
Te quiero por que si señalara cada esquina donde voy besarte, serían tantas que algunas ni estarían construidas.
Te quiero por que si estuviera en coma, a mi, me gustaría escuchar tu risa..
Te quiero por que si llenáramos esos bombos enormes de la lotería, con un millón de bolas con los nombres de todos los hombres del mundo.. estoy segura de que si yo metiera la mano en ese bombo, sacaría tu nombre. Aunque me empeñara en buscar otro. Aunque metiera nombres repetidos.. sacaría el tuyo.
Te quiero por que me gusta vivir así, intensa y ligeramente el presente.. pero contigo.
Te quiero por que me he acostumbrado a ti, a tus manías. A vivir como vives tú y a vivirlo contigo, a vivirte a mi manera y a disfrutarte.. sobre todo a disfrutarte me he acostumbrado, a disfrutar cada momento que me regalas.

Te quiero porque John Lennon decía que la vida es eso que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes, por que ya son demasiados y por que poniéndole cabeza, corazón, y un taco de servilletas emborronadas con sueños... vamos a cumplirlos.
Te quiero por que no me gusta tu espalda.. por que es lo último que veo cuando te vas.
Te quiero porque soberbia es ir contigo de la mano. Te quiero porque pereza es ver desde la cama que te vas al trabajo, la tele encendida y tus ojos cerrados.. querer dormir el sueño eterno contigo en un piso αlquilado. Gula, por que eres mi menú del día y lo que sobre me lo como calentado.. como un vampiro, me sabe a sangre el rojo de tus labios. Te quiero por que envidia le tengo a tu ropa, tu peine.. a tu piel por llevarte siempre pegado, envidia le tengo al silencio cuando te quedas callado. Te quiero por que ira es querer tapar el sol si te quema demasiado. Avaricia, por que no comparto tu risa y te compro hasta los besos que no has dado… por que enterré las promesas que nunca te he dado. Te quiero porque los siete pecados capitales me saben a poco, habrá que añadir en la Biblia otros siete u ocho… Te quiero porque el pecado que falta, cariño, te lo digo al oído y te lo enseño con las manos… mi pecado preferido me lo callo, que hay gente escuchando.
Te quiero por que si busco en la cama con mis manos, espero encontrar tu cuerpo a mi lado.
Te quiero por que creo que entiendes como soy. Te quiero por que a ti, te puedo contar lo que a nadie le puedo contar. Te quiero por que me has enseñado el valor real de un te quiero y que todos los míos son tuyos y los tuyos míos. Que no hay nada mío ni tuyo, solo nuestro.
Te quiero por que nuestras miradas se encontraron y a separarme de ti no hay nada que se le compare..
Te quiero por que no necesito perderte para saber que te he encontrado.
Te quiero por que prefiero la guerra contigo a un invierno sin ti, por que pelearme contigo es lo mejor que me ha pasado.

Te quiero por que nada se compara a una película inacabada en un sofá contigo.
Te quiero por que las noches se vuelven frías sin ti.
Te quiero por tus pequeñas manías, esas que tanto me desquician y a la vez me gustan.
Te quiero por que cuando te conocí encontré un motivo para el día a día, una razón para una existencia vacía.
Te quiero por tus obsesiones, tu seguridad.. la que me transmites con dos palabras.
Te quiero por tu inseguridad, que a veces me asusta..
Te quiero por como caminas, y porque si fuera necesario se lo gritaría a cada persona que vive en este planeta.
Te quiero por que que no hay nada que me haga más feliz que que me hagas cosquillas debajo de las mantas después de decirme que me quieres, y que solo seré yo, siempre.
Te quiero por que me da miedo pensar en que puedas irte.
Te quiero por que me haces feliz.
Te quiero por que cuando estas en silencio me cuelgo de cada palabra.
Te quiero por que estaré ahí cada mañana… y cada noche.
Te quiero por que tengo tantas ganas como miedo.
Te quiero por la intensidad de lo que me das, que consigue el desinterés de otros amores para mi.
Te quiero por tu mirada única hacia mi, que nunca he visto repitas para nadie.
Te quiero por que no se por que te quiero, el caso es que por mucho que digo me parece poco y así se me pasan los días, los meses…
Te quiero por que las verdaderas historias de amor ni son fáciles ni vienen solas… el amor es cosa de héroes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada