Brindemos por el placer de estar vivos.

Por los que dijeron "no me gusta" y terminaron juntos y enamorados. Por las personas que ya no están a nuestro lado y las que siguen con nosotros y le dan sentido a nuestras vidas. Por esas personas que nos tuvieron y no nos valoraron. Por esa persona que te llamaba 70 veces al día y hoy ni te saluda. Por esas personas que quieren joderte la vida y que lo que logran es hacerte reír. Porque un día cada quien reciba lo que se merece. Por todos esos consejos que le sirven a otros menos a nosotros mismos. Y sobre todo por esos amores que dejaron huella y no quisieron quedarse para siempre... La vida es desierto y oasis, nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia. Por todos los aciertos y errores del 2010. Brindemos por ti, por mí y por el placer de estar vivos.

lunes, 23 de mayo de 2011

Ley de causa y efecto.

La realidad es relativa. Mi realidad es mía, pero no es tuya ni suya. Tampoco yo me puedo apropiar de la realidad ajena porque no tendría nada que ver conmigo. Es como si habláramos de personas. La realidad se adapta a cada persona como las personas nos adaptamos unas a las otras. Esto no es más que simple filosofía mía mientras escucho Encore de Jason Derulo. Sí, no tiene lógica pero me inspira esa canción. Siguiendo el tema, mi realidad es un conjunto de conjeturas basadas en verdaderas tonterías llamadas impulsos. Porque mis últimos meses se han movido por instinto, por corazón. Jugando en la realidad no puedes usar la cabeza aunque te obliguen. La cabeza nunca te llevará a nada bueno, el corazón sí. Puede que luego sufras pero al menos lo intentaste, que ya es bastante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario